BIENVENIDA

Blog personal de Antonio Ramírez Montesdeoca. Dedicado y destinado a todos los compañeros y amigos que quieran utilizarlo para comunicarse, informarse e informar

martes, 12 de mayo de 2009

GUAGUAS: ÁNGELES Y DEMONIOS

GUAGUAS: ÁNGELES Y DEMONIOS
El pasado martes, 5 de mayo de 2009, el director de periódico La Provincia, D. Ángel Tristán Pimienta, publica un artículo titulado Guaguas: Tiempo agotado. El periodista apoya el procedimiento privatizador que, aprobado sólo por el grupo socialista, ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para su empresa encargada del transporte urbano colectivo, Guaguas Municipales, S.A. Lo apoya en tales términos que unos quedan como ángeles y otros como demonios y con tanta fuerza como en la novela homónima de Dan Brown se bendicen a unos y se sataniza a otros. Pero para el mismo tema hay otros puntos de vista e incluso precisiones como las siguientes:
A) Es imposible poner en el mismo plano empresas que en sus precios llevan la parte de beneficios y van a riesgo y ventura en el mercado, con otras que, por su incidencia social y servicio público, nunca pueden tenerlo y sus tarifas, como así recogen varias disposiciones legales, deben ser adecuadas a la población a la que sirven para evitar la exclusión social de algunos ciudadanos y por eso nunca ponen el precio de equilibrio en las mismas. Por ejemplo, Global. Y Guaguas Municipales. Es a éste tipo de empresas, independientemente de su gestión pública, privada, mixta o mediopensionista a las que me refiero. Y aquí como en toda España, por no ampliar ámbitos geográficos. Por ello, tantos los ángeles como los demonios, en transporte urbano e interurbano en Canarias están subvencionados.
B) Aunque la verdad de los hechos resplandezca, siempre se batirán los hombres en la trinchera sutil de las interpretaciones, decía Gregorio Marañón. Y la verdad de los hechos sobre la acusación que se hace al Partido Popular de “decisiones de fácil populismo, como cargar a Guaguas la política social con pensionistas y estudiantes” es que esas y las otras tarifas sociales fueron implantadas a partir del uno de julio de 1981, con D. Juan Rodríguez Doreste como Alcalde. Y yo ya estaba en Guaguas. Sólo las tarifas de familia numerosa se iniciaron ya con mandato del PP y por imperativo legal de apoyo a este tipo de familias, siendo su número de viajeros ínfimo con respecto al total de Guaguas Municipales. Tiene, a mi juicio, el PP del 2003-2007 mucha culpa de la situación actual de Guaguas, pero no ésta. Y la verdad histórica, por encima de sutiles interpretaciones, me hace aparecer defensor del PP. ¡Dios mío: quién lo diría!
C) Los ángeles y como no puede ser menos, los demonios, se apoyan entre sí, por intereses y de pervivencia, en la acepción de seguir viviendo a pesar del tiempo y de las dificultades. Pero cuando se dice que “en los últimos quince años… las guaguas de la capital no han hecho sino perder usuarios y dinero” se está diciendo la verdad. Pero esta verdad también sirve para el operador interurbano. ¿O no ha necesitado siempre Global de las subvenciones?. ¿O no ha perdido también millones de viajeros?. Por justicia debería Global recibir las cantidades que compensen sus tarifas sociales. Y Guaguas Municipales. Claro que si volvemos a repetir que en el último contrato programa entre la Autoridad Única del Transporte de Gran Canaria y las operadoras de transporte colectivo de viajeros, que fue para el periodo 2004-2007, del dinero procedente del Gobierno de España, del Gobierno de Canarias y del propio Cabildo Insular de Gran Canaria, a Guaguas se le compensó en 20 millones de euros. A Global en 54 millones de euros. Estoy seguro que Global necesitaba este importe y así se le proporcionó. Pero también estoy seguro que Guaguas necesitaba mucho más y no se le entregó. Sólo queda aplaudir a los dirigentes de la sociedad anónima laboral y criticar a quienes desde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no defendieron a la empresa municipal. Así se escribe la historia. Y así se producen los déficits que mandan al averno de los espíritus de los muertos a Guaguas Municipales.
D) Aceptar un monopolio del transporte colectivo de viajeros en la Isla de Gran Canaria, se nos hace difícil cuando aún recordamos el monopolio marítimo con Transmediterránea o el aéreo con Iberia. La Isla de Gran Canaria, necesita de una eficaz coordinación entre lo operadores de transporte. Pero la coordinación no significa una sola empresa insular. Debe ser la Autoridad Única la que impongan las condiciones para esta coordinación. Y las compensaciones necesarias, como sucede en todas las provincias españolas en donde hay más de un operador No sería creíble que, por ejemplo, Guaguas Melenara ampliará sus servicios con una línea hasta el Hospital Negrín, sin que por parte de esa Autoridad Única se coordinara con las otras dos operadoras por donde pasara esa línea (Global y Guaguas) y se le compensase por pérdida de viajeros. Bajo el diabólico argumento de un mejor servicio al viajero no debe imperar sólo el negocio para una operadora en detrimento de los legítimos derechos de las otras. O un monopolio “de iure o de facto”
E) Guaguas Municipales no responde a las exigencias de calidad que demanda la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria para su sistema de transporte urbano colectivo en superpie y en guaguas. Es consecuencia principalmente de la incapacidad del Ayuntamiento, que le impone las tarifas y no cubre los déficits correspondientes y de la falta de inversión en vehículos, maquinarias y sistemas. Ni logra la cooperación necesaria de otras instituciones públicas. Pero también lo es de por su propia incapacidad para gestionarse, lacrada por los déficits y la urgencia de conseguir el dinero para la pagar a fin de mes. Ni el más arcangélico de los gerentes podría enderezar una empresa en esta situación, si no se le provee de la tranquilidad financiera y económica.
F) Es cierto que los trabajadores deben cambiar su actitud ante la gravedad por la que pasa Guaguas Municipales. Nadie en una situación como ésta puede atrincherarse. Salvo que quieran bajar a los infiernos. Y por lo que sé, estamos dispuestos a buscar soluciones entre todos.
G) El cambio que se propone para convertir en sociedad mixta a Guaguas Municipales y que conlleva su gestión, no sólo no resuelve el problema económico sino que lo agrava. En las propias memorias jurídica, técnica y económica se asegura que: 1- No hay en toda España una empresa mixta de transporte urbano con mayoría de capital público. 2 – En cuanto a las mejoras de gestión no se aporta ninguna que no estuviera incluida en el llamado Plan de Viabilidad y elaborado en la propia empresa. 3- La conversión a empresa mixta cuesta casi 2 millones de euros más que dejarla pública. (es cierto, relean este dato y verán cómo algunos quieren entrar en la gloria de las operaciones mercantiles) 4- El precio del 49% es de 7 millones de euros. 5- Siempre el Ayuntamiento cubrirá los déficits, pase lo que pase. 6- Se remunera al 7% anual el dinero invertido y se devolverá en 10 años. 7- Las inversiones corren por cuenta del Ayuntamiento. En definitiva, un panorama divino para los buenos cazadores.
H) Si de verdad se mantiene que también en el transporte urbano es mejor la privatización, pues que ésta sea total, al 100% y a riesgo y ventura con el contrato correspondiente. Soy contrario a una privatización parcial o total, pero al menos el Ayuntamiento ingresaría por los activos alrededor de 35 a 40 millones de euros en la privatización total. Ya se sabe que los valientes van al cielo. Los cobardes suelen esconderse detrás del Ayuntamiento, digo del 49%.
Un joven guagüero me comentó que lo que está pasando con Guaguas Municipales se parece mucho a lo que sucede en la serie de televisión Flashpoint, que cuando el francotirador tiene a la victima en su objetivo dice: tengo la solución.
Ricardo Ramírez
5-mayo-2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario