BIENVENIDA

Blog personal de Antonio Ramírez Montesdeoca. Dedicado y destinado a todos los compañeros y amigos que quieran utilizarlo para comunicarse, informarse e informar

jueves, 30 de octubre de 2008

¿HASTA CUANDO?



MIERCOLES 29-10-2008. HORA: 18:36. AUNQUE ESTA SITUACION SE PRODUCE TODOS LOS DIAS DEL AÑO A TODAS LAS HORAS DEL DIA SIN QUE POR PARTE DE LA AUTORIDAD COMPETENTE SE TOMEN MEDIDAS.


PARADA DE GUAGUAS DEL CENTRO COMERCIAL LA BALLENA


¿ HASTA CUANDO VA A SEGUIR PERMITIENDO EL AYUNTAMIENTO DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, QUE ESTOS INDIVIDUOS OCUPEN IMPUNEMENTE, CON EL MAYOR DE LOS DESCAROS Y LA MAYOR DESVERGUENZA, LA PARADA DE LAS GUAGUAS, VIENDONOS OBLIGADOS A RECOGER Y DEJAR LOS VIAJEROS EN PLENA CALZADA, DIFICULTANDO LA PARADA ESPECIALMENTE A LAS PERSONAS MAYORES, IMPOSIBILITANDO EN OCASIONES EL ACCESO O LA BAJADA A MINUSVALIDOS EN SILLAS DE RUEDAS O CON COCHITOS DE NIÑOS.?


¿ HASTA CUANDO SE VA A SEGUIR PERMITIENDO LA MISMA SITUACIÓN EN MESA Y LOPEZ, JUNTO A LOS MULTICINES GALAXI ?


¿ HASTA CUANDO SE VA A SEGUIR PERMITIENDO QUE PAREN O ESTACIONEN EN LAS PARADAS DE LAS GUAGUAS PARA DEJAR VIAJEROS, IR A DESAYUNAR, AL SERVICIO, ETC. TENIENDO SUS PROPIAS PARADAS JUSTO AL LADO ?.( MESA Y LOPEZ GALERIAS, LAS ARENAS, MESA Y LOPEZ EDIFICIO AZOR, Y EN TODOS AQUELLOS LUGARES DONDE LES DE LA GANA).


¿ HASTA CUANDO SE VA A PERMITIR QUE OCUPEN LOS ESPACIOS SIGUIENTES A LOS DESTINADOS PARA ELLOS UNA VEZ ESTOS COMPLETADOS ?


EN LAS ULTIMAS SEMANAS, SE HA AMPLIADO EN MAS DEL DOBLE EL ESPACIO DEL QUE ESTOS SEÑORES DISPONIAN EN LA AVENIDA MESA Y LOPEZ, JUNTO A LA ANTIGUA GALERIAS, PUES ESTAMOS EN LAS MISMAS, AHORA CONTINUAN HACIA ATRAS OCUPANDO EL PASO DE PEATONES, EL CRUCE CON LA CALLE GALICIA Y HASTA PARTE DE LA CALLE GALICIA, CUANDO NO SE COLOCAN AL FINAL DE LA PARADA EN DOBLE FILA INUTILIZANDO EL CARRIL DERECHO DE MESA Y LOPEZ, JUNTO AL CRUCE CON GALICIA.


¿ HASTA CUANDO SE VAN A PERMITIR ESTOS DESMANES Y TODOS LOS DEMAS QUE COMETEN CON EL ARGUMENTO " DE QUE ESTAN TRABAJANDO". LO QUE SEGUN ELLOS LES DA CASI "LICENCIA PARA MATAR"? Y LOS EXONERA DE CUMPLIR LA LEY DE TRAFICO, LA LEY DE TRANSPORTES, LA ORDENANZA MUNICIPAL DE CIRCULACION Y EL PROPIO REGLAMENTO MUNICIPAL DEL TAXI ?.


¿ HASTA CUANDO SE VA A SEGUIR ASFICIANDO A LAS GUAGUAS EN BENEFIO DE LOS DEMAS VEHICULOS, AUNQUE PARA ELLO HAYA QUE INCUMPLIR LA LEY ?.


¿ CUANDO SE COMENZARA A CUMPLIR LA LEY Y SE PROPORCIONARA A LAS GUAGUAS LOS BENEFICIOS QUE LA LEY LES CONCEDE, PARA HACER POSIBLE SU FUNCION DE TRANSPORTE PUBLICO COLECTIVO DE VIAJEROS ?.



domingo, 26 de octubre de 2008

LA VELOCIDAD






VELOCIDAD
La velocidad es uno de los conceptos que mayor implicación puede tener en la circulación, por las
consecuencias que de ella se pueden derivar. Sin embargo, y contrariamente a lo que debía ser, es uno de los que menos tienen en cuenta y respetan los conductores.
Hay que pensar que la velocidad es un término que pasa a ser relativo en el momento que entran en conjunción una serie de factores, como son: los de destreza del propio conductor, clase y estado del vehículo, trazado y estado de la vía, volumen de tráfico y condiciones atmosféricas o ambientales.
Del párrafo anterior se desprende que, aunque la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial recoge cuándo, dónde y en qué circunstancias se debe moderar la velocidad, cada conductor tendrá que determinar cuál es la velocidad adecuada en cada momento, ya que a veces, según las circunstancias, a pesar de existir una limitación específica de velocidad, respetando ésta, será inadecuada para esas determinadas condiciones.



4.1.- Norma general
Todo conductor está obligado a respetar los límites de velocidad establecidos y a tener en cuenta,
además, sus propias condiciones físicas y psíquicas, las características y el estado de la vía, del vehículo y de su carga, las condiciones meteorológicas, ambientales y de circulación, y, en general, cuantas circunstancias concurran en cada momento, a fin de adecuar la velocidad de su vehículo a ellas, de manera que siempre pueda detenerlo dentro de los límites de su campo de visión y ante cualquier obstáculo que pueda presentarse.
4.2.- Adaptación de la velocidad a las circunstancias del tráfico
Se circulará a velocidad moderada y, si fuera preciso, se detendrá el vehículo, cuando las circunstancias lo exijan, especialmente en los casos siguientes:
 Cuando haya peatones o animales en la parte de la vía que se esté utilizando o pueda racionalmente preverse su irrupción en ella, principalmente si se trata de niños, ancianos, invidentes u otras personas manifiestamente impedidas.
 Al aproximarse a ciclos circulando.
 Al acercarse a mercados, centros docentes o a lugares en que sea previsible la presencia de niños.
 Al aproximarse a un autobús en situación de parada, principalmente si se trata de un autobús de transporte escolar.
 Fuera de poblado, al acercarse a vehículos inmovilizados en la calzada y a ciclos que circulen por ella o por su arcén.
 En el cruce con otro vehículo, cuando las circunstancias de uno o de ambos no permitan realizarlo con seguridad.
 En caso de deslumbramiento para evitar el alcance de los vehículos o peatones que circulen en el mismo sentido.
4.3.- Adaptación de la velocidad a las circunstancias de la vía
Se circulará a velocidad moderada y, si fuera preciso, se detendrá el vehículo, cuando las circunstancias lo exijan, especialmente en los casos siguientes:
 En los tramos con edificios de inmediato acceso a la parte de la vía que se esté utilizando.
 Al aproximarse a lugares de reducida visibilidad o a estrechamientos.
 En el cruce con otro vehículo, cuando las circunstancias de la vía no permitan realizarlo con
seguridad.
4.4.- Adaptación de la velocidad a las circunstancias meteorológicas o ambientales
Se circulará a velocidad moderada y, si fuera preciso, se detendrá el vehículo, cuando las circunstancias lo exijan, especialmente en los casos siguientes:
 Al circular por pavimento deslizante o cuando pueda salpicarse o proyectarse agua, gravilla u otras materias a los demás usuarios de la vía.
 En el cruce con otro vehículo, cuando las circunstancias mencionadas no permitan realizarlo con seguridad.
 En los casos de niebla densa, lluvia intensa, nevada, o nubes de polvo o humo.

4.5.- Velocidad máxima en vías fuera de poblado
Los titulares de la vía fijarán, mediante el empleo de la señalización correspondiente, las limitaciones de velocidad específica que correspondan con arreglo a las características del tramo de la vía. En defecto de señalización específica se cumplirá la genérica establecida para cada vía.
Las velocidades máximas que no deberán ser rebasadas, salvo en los supuestos de adelantamiento recogidos en el epígrafe 2.2.1.4., del Tema 10, son las siguientes: Para automóviles:
- En autopistas y autovías:
 Turismos y motocicletas: 120 kilómetros por hora.
 Autobuses, vehículos derivados de turismo y vehículos mixtos adaptables: 100 kilómetros por hora.
 Camiones, tractocamiones, furgones, autocaravanas, vehículos articulados y automóviles con remolque de hasta 750 kilogramos: 90 kilómetros por hora.
 Restantes automóviles con remolque: 80 kilómetros por hora.
- En carreteras convencionales señalizadas como vías para automóviles y en el resto de carreteras convencionales, siempre que éstas últimas tengan un arcén pavimentado de 1,50 metros o más de anchura, o más de un carril para alguno de los sentidos de circulación:
 Turismos y motocicletas: 100 kilómetros por hora.
 Autobuses, vehículos derivados de turismos y vehículos mixtos adaptables: 90 kilómetros por hora.
 Camiones, tractocamiones, furgones, autocaravanas, vehículos articulados y automóviles con remolque:
80 kilómetros por hora
- En el resto de las vías fuera de poblado:
 Turismos y motocicletas: 90 kilómetros por hora.
 Autobuses, vehículos derivados de turismos y vehículos mixtos adaptables: 80 kilómetros por hora.
 Camiones, tractocamiones, furgones, autocaravanas, vehículos articulados y automóviles con remolque: 70 kilómetros por hora.
- En cualquier tipo de vía donde esté permitida su circulación:
 Vehículos de tres ruedas y cuadriciclos: 70 kilómetros por hora
- Para vehículos que realicen transporte escolar y de menores o que transporten mercancías peligrosas:
Se reducirá en 10 kilómetros por hora la velocidad máxima fijada en los párrafos anteriores en función del tipo del vehículo y de la vía por la que circula.
En el supuesto de que en un autobús viajen pasajeros de pie porque así esté autorizado, la velocidad máxima, cualquiera que sea el tipo de vía fuera de poblado, será de 80 kilómetros por hora.
- Los vehículos en los que su conductor circule a pie no sobrepasarán la velocidad del paso humano.
- Los vehículos a los que, por razones de ensayo o experimentación, les haya sido concedido un
permiso especial para ensayos, podrán rebasar las velocidades establecidas como máximas, en
30 kilómetros por hora, pero sólo dentro del itinerario fijado y en ningún caso cuando circulen por vías urbanas, travesías o tramos en los que exista señalización específica que limite la velocidad.
El organismo autónomo Jefatura Central de Tráfico o, en su caso, la autoridad autonómica o local
responsable de la regulación y control del tráfico, cuando las condiciones bajo las que se desarrolla la circulación así lo aconsejen, podrá fijar limitaciones de velocidad con carácter temporal mediante la correspondiente señalización circunstancial o variable.
Las velocidades máximas establecidas para otros vehículos (ciclos, ciclomotores, cuadriciclos ligeros, vehículos especiales y vehículos en régimen de transporte especial) se encuentran recogidas en los temas sobre los que se trata de los mismos.
4.6.- Velocidades mínimas en poblado y fuera de poblado
 No se deberá entorpecer la marcha normal de otro vehículo circulando sin causa justificada a
velocidad anormalmente reducida. A estos efectos, se prohíbe la circulación en autopistas y autovías de vehículos a motor a una velocidad inferior a 60 kilómetros por hora, y en las restantes vías, a una velocidad inferior a la mitad de la genérica señalada para cada categoría de vehículos en cada una de ellas, recogidas en el epígrafe anterior, aunque no circulen otros vehículos.
Todo conductor que, por razones de emergencia, se vea obligado a circular por una autopista o
autovía a velocidad anormalmente reducida, deberá abandonarla por la primera salida.
 Se podrá circular por debajo de los límites mínimos de velocidad en los casos de vehículos
especiales y de vehículos en régimen de transporte especial o cuando las circunstancias del tráfico, del vehículo o de la vía impidan el mantenimiento de una velocidad superior a la mínima sin riesgo para la circulación, así como en los supuestos de protección o acompañamiento a otros vehículos en que se adecuará la velocidad a la del vehículo acompañado.
Cuando un vehículo no pueda alcanzar la velocidad mínima exigida y exista peligro de alcance, se
deberán utilizar durante la circulación las luces indicadoras de dirección como señal de emergencia.
4.7.- Límites de velocidad en vías urbanas y travesías
La velocidad máxima que no deberán rebasar los vehículos en vías urbanas y travesías se establece, con carácter general, en 50 kilómetros por hora, salvo para los vehículos que transporten mercancías peligrosas, que circularán como máximo a 40 kilómetros por hora.
Estos límites podrán ser rebajados en travesías especialmente peligrosas por acuerdo de la autoridad municipal con el titular de la vía, y en las vías urbanas, por decisión del órgano competente de la corporación municipal.
En las mismas condiciones, los límites podrán ser ampliados mediante el empleo de la correspondiente señalización, en las travesías y en las autopistas y autovías dentro de poblado, sin rebasar en ningún caso los límites genéricos establecidos para dichas vías fuera de poblado. En defecto de señalización, la velocidad máxima que no deberán rebasar los vehículos en autopistas y autovías dentro de poblado será de 80 kilómetros por hora.
Los autobuses que transporten viajeros de pie con autorización no podrán superar en ninguna circunstancia la velocidad máxima de 80 kilómetros por hora para los casos contemplados en el párrafo anterior.
También en estas vías se prohíbe la circulación de vehículos a motor a una velocidad inferior a la mitad de la genérica señalada para ellas, aunque no circulen otros vehículos.
4.8.- Velocidades prevalentes
Sobre las velocidades máximas indicadas en los epígrafes anteriores prevalecerán las que se fijen:
 A través de las correspondientes señales.
 A determinados conductores en razón a sus circunstancias personales.
 A los conductores noveles.
 A determinados vehículos o conjuntos de vehículos por sus especiales características o por la naturaleza de su carga.
En el 2º caso del apartado anterior, los vehículos especiales y conjuntos de vehículos también especiales y los vehículos en régimen de transporte especial será obligatorio llevar en la parte posterior del vehículo, visible en todo momento, la señal de limitación de velocidad V-4 recogida en el Tema 19, número 1.4.
4.9.- Reducción de velocidad
Salvo en caso de inminente peligro, todo conductor, para reducir considerablemente la velocidad de su vehículo, deberá cerciorarse que puede hacerlo sin riesgo para otros conductores y estará obligado a advertirlo previamente del modo previsto en el párrafo siguiente, sin que pueda realizarlo de forma brusca para que no produzca riesgo de colisión con los vehículos que circulan detrás del suyo.
La intención de frenar la marcha del vehículo de modo considerable, aun cuando tal hecho venga
impuesto por las circunstancias del tráfico, deberá advertirse, siempre que sea posible, mediante el empleo reiterado de las luces de frenado o bien moviendo el brazo alternativamente de arriba abajo con movimientos cortos y rápidos.
4.10.- Competiciones
Se prohíbe entablar competiciones de velocidad en las vías públicas o de uso público, salvo que, con carácter excepcional, se hubieran acotado para ello por la autoridad competente.
La celebración de pruebas deportivas cuyo objeto sea competir en espacio o tiempo por las vías o
terrenos objeto de la legislación sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, así como la realización de marchas ciclistas u otros eventos, requerirá autorización previa que será expedida conforme a las normas indicadas en el Anexo II del Reglamento General de Circulación, las cuales regularán dichas actividades.
4.11.- Otros conceptos sobre la velocidad
Una vez expuestas las normas de comportamiento en relación con la velocidad, se definen, para una mejor comprensión, los conceptos de velocidad moderada, adecuada y excesiva.
Se puede entender por velocidad adecuada, y en este sentido lo entiende la jurisprudencia, la que debe llevarse en un momento determinado, atendidas las circunstancias objetivas de la circulación y del medio ambiente.
Velocidad moderada es aquélla que resulta reducida en atención a las condiciones de la circulación y a los peligros previsibles; resulta, por lo tanto, más prudente aún que la adecuada, aunque ambas entren dentro de la velocidad prudencial.
Velocidad excesiva es aquélla que sobrepasa cuantitativamente los límites específicos establecidos por señales o los límites máximos fijados para los distintos tipos de vías.


sábado, 25 de octubre de 2008

TRAFICO Y SEGURIDAD VIAL

EN ESTE APARTADO, INICIO UNA SERIE DE ARTÍCULOS SOBRE TRAFICO Y SEGURIDAD VIAL, BASADOS EN TEXTOS OFICIALES DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE TRAFICO.
EN NINGÚN CASO LO PUBLICADO RESPONDE A MI OPINIÓN PERSONAL, POR LO QUE LA COMPROBACIÓN DE LO AQUÍ PUBLICADO, HAY QUE BUSCARLA EN LA LEY DE TRAFICO Y EN LOS REGLAMENTOS QUE LA DESARROLLAN.
SI ALGÚN LECTOR DESEA ALGUNA ACLARACIÓN O QUE SE PUBLIQUE UN TEMA DETERMINADO, LO PUEDE SOLICITAR ATRAVES DE LOS COMENTARIOS O DEL CORREO ELECTRÓNICO:
armontesdeoca@gmail.com
Saludos.
Antonio Ramírez


POSICIÓN EN LA CALZADA






Como norma general y muy especialmente en las curvas y cambios de rasante de reducida visibilidad, los vehículos circularán en todas las vías objeto de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial por la derecha.
Además lo harán lo más cerca posible del borde de la calzada, manteniendo la separación lateral
suficiente para realizar el cruce con seguridad.
Aun cuando no exista señalización expresa que los delimite, en los cambios de rasante o curvas de reducida visibilidad, todo conductor, salvo en los supuestos especiales de ocupación del sentido contrario, debe dejar completamente libre la mitad de la calzada que corresponda a los que circulen en sentido contrario.
3.1.- Utilización de carriles
a) En calzadas con doble sentido de circulación, en poblado o fuera de poblado.
El conductor de un automóvil o de un vehículo especial con masa máxima autorizada superior a
3.500 kilogramos, circulará por la calzada y no por el arcén, salvo por razones de emergencia. Además, deberá atenerse a las reglas siguientes:
 En calzadas con doble sentido de circulación y dos carriles, separados o no por marcas viales,
circulará por el de la derecha.
 En calzadas con doble sentido de circulación y tres carriles separados por marcas longitudinales discontinuas, circulará también por el de su derecha y, en ningún caso, por el situado más a su izquierda.
En dichas calzadas, el carril central tan sólo se utilizará para efectuar los adelantamientos precisos y para cambiar de dirección hacia la izquierda.
b) En calzadas, fuera de poblado, con más de un carril para el mismo sentido de marcha.
El conductor de un automóvil o de un vehículo especial con masa máxima autorizada superior a
3.500 kilogramos, circulará por la calzada y no por el arcén, salvo por razones de emergencia. Además, deberá atenerse a las reglas siguientes:
 En estas calzadas circularán normalmente por el situado más a su derecha, si bien, podrán utilizar el resto de los de dicho sentido cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, a condición de que no entorpezcan la marcha de otro vehículo que les siga.
c) En calzadas, fuera de poblado, con tres o más carriles para el mismo sentido de marcha.
 Cuando una de dichas calzadas tenga tres o más carriles en el sentido de su marcha, los conductores de camiones o furgones con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos, los de vehículos
especiales que no estén obligados a circular por el arcén y los de conjuntos de vehículos de más de siete metros de longitud, circularán normalmente por el situado más a su derecha, pudiendo utilizar el inmediato en las mismas circunstancias y con igual condición que las citadas en el párrafo b).
d) En calzadas de poblado, con más de un carril reservado para el mismo sentido de marcha.
Cuando se circule por calzadas de poblados con al menos dos carriles reservados para el mismo
sentido, delimitados por marcas longitudinales, excepto si se trata de autopistas o autovías, el conductor de un automóvil o de un vehículo especial, podrá utilizar el que mejor convenga a su destino, siempre que no sea un obstáculo a la circulación de los demás vehículos, y no deberá abandonarlo más que para prepararse a cambiar de dirección, adelantar, parar o estacionar.


3.2.- Cómputo de carriles
Para el cómputo de carriles, a efectos de su utilización según lo preceptuado anteriormente, no se tendrán
en cuenta los reservados a determinados vehículos o a ciertas maniobras de acuerdo con lo dispuesto en el párrafo siguiente.
La utilización de los carriles en función de la velocidad y de los reservados a determinados vehículos y a ciertas maniobras, se ajustará a lo que indiquen las señales correspondientes.
3.3.- Utilización del arcén
Los conductores de vehículos de tracción animal, vehículos especiales con masa máxima autorizada no superior a 3.500 kilogramos, ciclos, ciclomotores, vehículos para personas de movilidad reducida o vehículos en seguimiento de ciclistas, en el caso de que no exista vía o parte de ella que les esté especialmente destinada, circularán por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente para cada uno de éstos, y, si no lo fuera, utilizarán la parte imprescindible de la calzada.
Deberán circular también por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente, y, si no lo fuera, por la parte imprescindible de la calzada, los conductores de aquellos vehículos cuya masa máxima autorizada, no exceda de 3.500 kilogramos que, por razones de emergencia, lo hagan a velocidad anormalmente reducida, perturbando con ello gravemente la circulación.
Se prohíbe que los vehículos enumerados en los apartados anteriores circulen en posición paralela, salvo las bicicletas y ciclomotores.
El conductor de cualquiera de los vehículos citados en los párrafos anteriores, excepto el de bicicletas, no podrá adelantar a otro si la duración de la marcha de los vehículos colocados paralelamente excede los 15 segundos o el recorrido efectuado en dicha forma supera los 200 metros.
Por lo que respecta a los vehículos históricos se estará a lo dispuesto en su reglamento específico.
3.4.- Distancia de seguridad o separación entre vehículos
Las circunstancias del tráfico cambian constantemente. Estos cambios, que dependen tanto del
comportamiento de cada conductor como de los demás conductores y usuarios, han de realizarse dentro de un orden y manteniendo unas distancias mínimas de separación que permitan a los conductores disponer de tiempo y espacio suficiente para así actuar con anticipación y no de manera imprevista o súbita y evitar situaciones de conflicto.
Se pueden distinguir las siguientes distancias de seguridad o separaciones entre vehículos:
 La que se debe mantener con el vehículo que precede.
 La que se debe dejar lateralmente al cruzarse con otros vehículos y usuarios que circulan en sentido contrario.
 La que se debe dejar lateralmente al adelantar a otros vehículos y usuarios.
 La que se debe dejar lateralmente al rebasar a otros vehículos parados o estacionados.
3.4.1.- Frontal
 Todo conductor de un vehículo que circule detrás de otro deberá dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenado brusco, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad y las condiciones de adherencia y frenado. No obstante, se permitirá a los conductores de bicicletas circular en grupo sin mantener tal separación, extremando en esta ocasión la atención, a fin de evitar alcances entre ellos.
 Además de lo dispuesto en el apartado anterior, la separación que debe guardar todo conductor de vehículo que circule detrás de otro sin señalar su propósito de adelantamiento deberá ser tal que permita al que a su vez le siga adelantarlo con seguridad, excepto si se trata de ciclistas que circulen en grupo.
 Los vehículos con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos y los vehículos y conjuntos de vehículos de más de 10 metros de longitud total deberán guardar, a estos efectos, una separación mínima de 50 metros.
 Lo dispuesto en los dos párrafos anteriores no será de aplicación:
- - En poblado.
- - Donde estuviese prohibido el adelantamiento.
- - Donde hubiese más de un carril destinado a la circulación en su mismo sentido.
- - Cuando la circulación estuviere tan saturada que no permita el adelantamiento.
3.4.2.- Lateral
Aunque la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial sólo hace referencia al
mantenimiento de una separación lateral suficiente al adelantar o al cruzarse con otros vehículos, hay que
tener presente que también es aconsejable establecer dicha distancia con los vehículos detenidos,
parados o estacionados, de tal manera que ante cualquier eventualidad (una puerta que se abre
inesperadamente, el cochecito de un bebé o niños que irrumpen en la calzada entre dos vehículos
estacionados, etc.), se tenga un margen para que con una leve corrección de trayectoria pueda evitarse ese
riesgo, situación que sería insalvable de circular muy próximo a dichos vehículos.
Cuando sea imposible mantener esta distancia por las circunstancias existentes, se deberá reducir la velocidad de tal manera que, ante cualquier suceso de esta índole, pueda detenerse el vehículo inmediatamente y sin crear riesgo.
Por todo lo expuesto, la separación lateral irá en función de la velocidad que se desarrolle, es decir, a mayor velocidad superior distancia lateral de seguridad.

DESPLAZAMIENTOS LATERALES






5. DESPLAZAMIENTOS LATERALES
5.1. Concepto
El desplazamiento lateral se puede definir como todo cambio de posición en la calzada, a derecha o izquierda, que lleva aparejada la invasión parcial o total de un carril por el que anteriormente no se circulaba.
Este cambio de posición en la calzada, es decir, el desplazamiento lateral, puede estar motivado por diferentes circunstancias, como pueden ser: seleccionar el carril adecuado para un posterior cambio de dirección; realizar un rebasamiento al que obliga un vehículo estacionado en doble fila; efectuar un adelantamiento; volver a la derecha después del mismo; seleccionar un carril obligado por la señalización; permitir la incorporación de un vehículo; parar, estacionar, etc.
No se puede considerar un desplazamiento lateral la simple corrección de trayectoria del
vehículo cuando ésta se realiza dentro del carril por el que se circula, por ejemplo: circular junto a la línea del arcén para un poco después variar la posición y hacerlo junto al eje longitudinal de la calzada, cuando sólo existe un carril en cada sentido.
5.2. Realización de la maniobra
Como toda maniobra básica de circulación, requiere la aplicación de la regla de seguridad correspondiente y que, como en la mayoría de las maniobras a realizar, es comprobar previamente si se puede efectuar,
advertir a los demás usuarios la intención de llevarla a cabo y, por último, ejecutar la maniobra de forma correcta.
5.3. Observación del tráfico
El Reglamento, en las normas generales para la realización de los cambios de vía, calzada y carril, en cuanto a la observación del tráfico preceptúa que el conductor deberá cerciorarse de que la velocidad y distancia de los vehículos que se acerquen en sentido contrario le permiten efectuar la maniobra sin peligro, absteniéndose de realizarla de no darse estas circunstancias.
La observación hacia atrás se desprende de la obligación de advertir la realización de la maniobra a los conductores que circulen detrás y de respetar la prioridad de los vehículos que circulan por el carril que se pretende ocupar. Para cumplir sendos preceptos no queda más remedio, por parte del conductor, que observar a través de los espejos retrovisores.
5.4. Señalización de la maniobra
Es también en las normas generales para la realización de los cambios de vía, calzada y carril, donde el Reglamento, sobre la señalización de la maniobra, determina lo siguiente: El conductor deberá advertirlo previamente y con suficiente antelación a los conductores de los vehículos que circulen detrás del suyo.
No hay que olvidar tampoco que, en las normas generales que regulan las advertencias de los conductores, se prescribe lo siguiente: Los conductores están obligados a advertir al resto de los usuarios de la vía acerca de las maniobras que vayan a efectuar con sus vehículos.
A estos efectos se recuerda:
 Las advertencias pueden ser luminosas o, en su defecto, efectuadas con el brazo.
 La validez de la realizada con el brazo quedará subordinada a que sea perceptible por los demás usuarios de la vía.
 La realizada con el brazo anulará cualquier otra indicación óptica que la contradiga.
 Las advertencias se realizarán con antelación suficiente a la iniciación de la maniobra.
 Las luminosas permanecerán en funcionamiento hasta que termine la maniobra.
 El desplazamiento lateral será advertido utilizando el indicador luminoso de dirección correspondiente al lado hacia el que se va a realizar la maniobra, o el brazo en posición horizontal con la palma de la mano extendida hacia abajo, si el desplazamiento va a ser hacia el lado que la mano indica, o doblado hacia arriba, también con la palma de la mano extendida, si va a ser hacia el contrario.
 La advertencia deberá concluir, en esta maniobra, tan pronto como el vehículo haya adoptado su nueva trayectoria.
5.5. Ejecución de la maniobra
La maniobra de desplazamiento lateral, excepto en los casos en que se vaya a realizar un adelantamiento, un cambio de dirección, una parada o un estacionamiento, viene impuesta generalmente por las circunstancias del tráfico o de la vía. Así pues, cualquier vehículo parado o estacionado, u otra clase de obstáculo que se encuentre situado en el carril por el que se circula, obligará a realizar un cambio de posición en la calzada para sortearle. Este cambio de posición llevará implícito, pues, el desplazamiento de un carril a otro, lo que deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circule por el carril que se pretende ocupar, efectuando la maniobra sin peligro, absteniéndose de realizarla de no darse estas circunstancias.
Cuando en un tramo de vía en el que esté prohibido el adelantamiento se encuentre inmovilizado un vehículo que, en todo o en parte, ocupe la calzada en el carril del sentido de la marcha, salvo que la inmovilización venga impuesta por las necesidades del tráfico, podrá ser rebasado, aunque para ello haya que ocupar la parte de la calzada reservada al sentido contrario, después de haberse cerciorado de que se puede realizar la maniobra sin peligro. Con idénticos requisitos se podrá adelantar a conductores de bicicletas, ciclos, ciclomotores, peatones, animales y vehículos de tracción animal, cuando por la velocidad a que circulen puedan ser adelantados sin riesgo para ellos ni para la circulación en general.
Igualmente, en las circunstancias señaladas en el párrafo anterior, todo vehículo que encuentre cualquier obstáculo en su camino que le obligue a ocupar el espacio dispuesto para el sentido contrario de su marcha podrá rebasarlo, siempre que se haya cerciorado de que puede efectuarlo sin peligro. La misma precaución se observará cuando el obstáculo o el vehículo inmovilizado se encuentre en un tramo de vía en el que esté permitido el adelantamiento.
Para abandonar una autopista, autovía o cualquier otra vía, los conductores deberán circular con suficiente antelación por el carril más próximo a la salida y penetrar lo antes posible en el carril de deceleración, si existe.



Desplazamientos laterales:
 Observación tráfico: Artículo 74.1 (p.c.) (R.G.C.)
Artículo 74.2 (R.G.C.)
 Señalización maniobra: Artículo 74.1 (p.c.) (R.G.C.)

Artículo 108 (R.G.C.)
Artículo 109.1 (R.G.C.)
Artículo 109.2a) (R.G.C.)
 Ejecución maniobra: Artículo 74.2 (R.G.C.)
Artículo 74.1 (p.c.) (R.G.C.)
Artículo 88 (R.G.C.)
Artículo 89 (R.G.C.)
Artículo 77 (R.G.C.)

domingo, 12 de octubre de 2008

kaki, caqui, palosanto



1. Descripción:
Familia: Ebenaceae.
Origen: Nativo de China y muy difundido en Japón. Está ampliamente distribuido por todo el mundo ya que sus frutos se consumen ampliamente.
Especie: Diospyros kaki. Próximo a Diospyros virginiana (kaki americano) y Diospyros lotus, que se cultivan como patrones.
Origen: desde el siglo VIII se cultiva en China y Japón donde tiene su origen. En los países occidentales fué introducido teniendo en cuenta las condiciones de cultivo de su zona de origen; ésta se produjo de manera reciente en dos vertientes: en EE.UU. a principios del siglo XIX y en Francia, España e Italia hacia 1870.
Porte: de crecimiento algo lento los primeros años, llega a alcanzar hasta doce metros de altura o más, aunque en cultivo se prefiere algo más bajo (5-6).
Tronco corto y copa extendida. Ramifica muy poco debido a la dominancia apical. Porte más o menos piramidal, aunque con la edad se hace más globoso.
Hojas: caducas, brevemente pecioladas, que con frecuencia se desprenden del árbol y pasan de rojo a anaranjado antes de recolectar el fruto.
Flores: Con un sistema reproductivo muy característico: dioico (flores masculinas y femeninas en distinto pie), monoico (flores masculinas y femeninas en el mismo pie) y hermafrodita ( flores completas). Normalmente son monoicos, con flores masculinas en flores de tres y se desarrollan en la axila de las hojas.
Las femeninas son bastante grandes, presentan pétalos verdosos y son solitarias y péndulas.
Actualmente sólo se están poniendo pies femeninos.
El cáliz permanece aún cuando el fruto está muy próximo a la madurez.
2. Fruto:
Baya con forma cuadrangular muy característica.
El cáliz constituye una parte fundamental en el cuajado (si se elimina no cuaja) porque es fuente de citoquininas, e Interviene en el mantenimiento del fruto.
La pulpa es muy astringente hasta que no está madura, en ese momento su sabor es dulce.
Las semillas maduras segregan acetaldehído que polimeriza las células responsables de la astringencia, lo cual va acompañado de un pardeamiento de la pulpa.
Fruta parecida al tomate.
Se consume como fruta fresca, aunque se puede emplear en pasteles o mermeladas.
Se debe consumir cuando esté blando, con la piel transparente, por lo que se come con cucharilla.
También se puede comer desecado o formando parte de pudines, pasteles o mermeladas.
Existen multitud de variedades, siendo las más cultivadas 'Toyama', 'Hatchiya' y 'Kostata'.
Hay variedades que producen frutos apetitosos al recolectarlos; otras necesitan un periodo de reposo para hacerse apetecibles.
3. Composición química de los kakis:
- Agua 79%- Proteínas 0,7%- Lípidos 0,4%- Hidratos de carbono 18%- Vitamina C 11 mg/100 g- Potasio 174 mg/100 g
4. Polinización:
Se lleva a cabo mediante insectos. Los frutos pueden cuajar partenocárpicamente, aunque la fructificación se asegura con la polinización, pero el consumidor prefiere frutos sin semilla.
5. Clima y suelo para el Kaki:
Se trata de un árbol muy bien adaptado al clima mediterráneo.
La floración tardía le evita problemas de heladas primaverales, aunque temperaturas muy bajas pueden dañar las yemas. El patrón D. Virginiana le confiere mayor resistencia al frío.
Presenta bajos requerimientos de horas-frío (100), pero la brotación es tardía debido a las necesidades de grados-día.
Requiere veranos largos y cálidos para la maduración de los frutos, de forma que la hoja cae antes de que el fruto madure. Es exigente en luz, por lo que no le van bien los sombreamientos.
Es sensible a los vientos fuertes, sobre todo al final del verano con el peso de los frutos producen su caída y arañazos sobre ellos, ocasionan la rotura de ramas y afecta al anclaje del árbol.
Prefiere suelos franco-arcillosos o franco-arcillocalcáreos, fértiles, profundos, con abundante materia orgánica y adecuado drenaje debido a su sensibilidad al exceso de humedad.
D. Virginiana puede explorar hasta 20cm de profundidad.
6. Variedades de caquis:
Las variedades se dividen en función de la astringencia en "astringentes" y "no astringentes".
Las astringentes son las tradicionales y necesitan una correcta maduración para su consumo (Tomatero, Gordo, Rojo Brillante, Hachiya, Tanenashi, Kushillama etc.).
Las variedades " no astringentes" son las de mayor consumo actualmente y entre éstas destacan las "tipo manzana" Sharon y Fuyu.
En España se cultivan variedades de frutos astringentes y Sharon.