BIENVENIDA

Blog personal de Antonio Ramírez Montesdeoca. Dedicado y destinado a todos los compañeros y amigos que quieran utilizarlo para comunicarse, informarse e informar

domingo, 9 de noviembre de 2008

CAMBIO DE SENTIDO DE MARCHA


1. CAMBIO DE SENTIDO DE MARCHA: CONCEPTO
El cambio de sentido de la marcha
es una más de las maniobras básicas de circulación. Consiste en dar media vuelta, es decir, realizar un giro de 180º para seguir circulando por la misma vía, pero en sentido contrario al que llevaba. Por consiguiente, cuando el conductor de un vehículo circula por una calzada y realiza un giro de 180º, volviendo por la zona destinada al sentido contrario a la que circulaba antes de realizar dicho giro, ha efectuado una maniobra de cambio de sentido de la marcha. Se podrá expresar de formas diferentes, pero siempre teniendo en cuenta dos hechos fundamentales: uno, dar media vuelta sobre la propia calzada o vía al mismo nivel, y otro, volver por la misma calzada o por la misma vía que circulaba. Son dos requisitos imprescindibles, y que deben darse juntos, para considerar que ha tenido lugar la maniobra que se está contemplando.
En un sentido amplio, la expresión cambio de sentido también comprende la posibilidad de volver, por la misma vía, en sentido inverso al que se circula, aunque para ello falte el requisito de ejecutar el giro al mismo nivel sobre la propia calzada o vía que se está utilizando. Este es el caso de las autopistas y autovías que, generalmente, hay que abandonarlas saliendo de las mismas para atravesarlas a distinto nivel, bien por encima, bien por debajo.
Comúnmente a este movimiento se le denomina cambio de sentido a distinto nivel y se indica con la señal correspondiente para informar a los usuarios de estas vías la posibilidad de regresar por la otra calzada.
2. REALIZACIÓN DE LA MANIOBRA
Una vez más se tendrá que recurrir a la aplicación de la regla de seguridad correspondiente para la ejecución de la maniobra. Por tanto, en primer lugar se comprobará si se puede llevar a cabo, en segundo, se advertirá a los demás conductores y usuarios la intención de realizarla, y, por último, se efectuará la maniobra.
2.1. Observación de los retrovisores
Aunque la legislación no alude explícitamente a que se deban observar los espejos retrovisores, ocurre algo parecido a lo que ya se comentó en la fase de aproximación a una intersección, esto es, que la observación previa viene derivada de la obligación que tiene el conductor de cerciorarse de que al realizar la maniobra no va a entorpecer o poner en peligro a otros conductores y usuarios de la vía, para lo cual, indirectamente, se le está exigiendo que observe, que se informe previamente, información que puede obtener, fundamentalmente, a través de los espejos retrovisores.
Otra norma que, también de forma implícita, demanda mirar los espejos retrovisores es la que ordena
advertir la maniobra a los demás usuarios, con lo cual, para saber si esos usuarios están, no queda más remedio que consultar los espejos retrovisores.
2.2. Señalización de la maniobra
Una vez obtenida la información necesaria, el conductor debe informar, dar cuenta a los demás
conductores y usuarios de que va a realizar la maniobra.
El conductor de un vehículo que pretenda invertir el sentido de su marcha deberá advertir su propósito con las señales preceptivas con la antelación suficiente.
Las señales con las que el conductor del vehículo deberá advertir su propósito de invertir el sentido de su marcha son las ya expuestas anteriormente para las maniobras que se han desarrollado, y que son las siguientes:
Las advertencias se harán utilizando la señalización luminosa del vehículo o, en su defecto, con el
brazo.
La validez de las realizadas con el brazo quedará subordinada a que sean perceptibles por los demás usuarios de la vía y anularán cualquier otra indicación óptica que las contradiga.
El conductor debe advertir ópticamente toda maniobra que implique un desplazamiento lateral, así como su propósito de inmovilizarlo o de frenar su marcha de modo considerable.
Tales advertencias ópticas se efectuarán con antelación suficiente a la iniciación de la maniobra, y, si son luminosas, permanecerán en funcionamiento hasta que termine aquélla.
El desplazamiento lateral será advertido utilizando la luz indicadora de dirección correspondiente al lado hacia el que se va a realizar, o el brazo, en posición horizontal con la palma de la mano extendida hacia abajo, si el desplazamiento va a ser hacia el lado que la mano indica, o doblado hacia arriba, también con la palma extendida, si va a ser hacia el contrario.
La intención de inmovilizar el vehículo o de frenar su marcha de modo considerable, deberá
advertirse, siempre que sea posible, mediante el empleo reiterado de las luces de frenado o bien moviendo el brazo alternativamente de arriba abajo con movimientos cortos y rápidos.
2.3. Selección del lugar
Una vez comprobado que la maniobra puede ser realizada y hecho el aviso a los demás conductores y usuarios, llegará el momento de seleccionar el lugar adecuado para llevarla a cabo. Este debe ser el orden en que se realicen los distintos pasos de la maniobra, pues, si la selección del lugar se efectúa antes de la señalización, se conseguirá, en la mayoría de los casos, un entorpecimiento, ya que la búsqueda del lugar idóneo llevará aparejada una reducción de la velocidad, que propiciará que los conductores que circulen detrás, al no ver ningún aviso, se mantengan ahí, teniéndose que acomodar a la velocidad del vehículo que pretende realizar el cambio de sentido de marcha. Por el contrario, si, durante el espacio que se recorre mientras
se elige el sitio para hacer el cambio de sentido de marcha, se mantiene encendido el indicador de dirección que corresponda, los conductores de los vehículos que marchan detrás podrán optar por adelantar o pasar por la derecha, según la forma en que se efectúe el cambio de sentido de marcha.
En relación con la selección del lugar, habrá que tener en cuenta los siguientes preceptos:
El conductor de un vehículo que pretenda invertir el sentido de su marcha deberá elegir un lugar adecuado para efectuar la maniobra, de forma que se intercepte la vía el menor tiempo posible.
Cuando su permanencia en la calzada, mientras espera para efectuar la maniobra de cambio de sentido, impida continuar la marcha de los vehículos que circulan detrás del suyo, deberá salir de ella por su lado derecho, si fuera posible, hasta que las condiciones de la circulación le permitan efectuarlo.
Queda prohibido realizar el cambio de sentido de la marcha en:
 Los pasos a nivel.
 En los túneles.
 En los tramos de vía afectados por la señal túnel (S-5) y pasos inferiores.
 En las autopistas y autovías, salvo en los lugares habilitados al efecto.
 En general, en todos los tramos de vía en que esté prohibido el adelantamiento, salvo que el cambiode sentido esté expresamente autorizado. Dichos tramos son:
- En las curvas y cambios de rasante de reducida visibilidad y, en general, en todo lugar o
circunstancia en que la visibilidad disponible no sea suficiente para poder efectuar la maniobra.
- En los pasos para peatones señalizados como tales.
- En las intersecciones y en sus proximidades salvo cuando se trate de una plaza de circulación
giratoria o glorieta o cuando la calzada en que se realice goce de prioridad de paso en la intersección y haya señal expresa que lo indique.
 En toda situación que impida comprobar o cerciorarse de que se va a poner en peligro u obstaculizar a otros conductores y usuarios de la vía.
2.4. Ejecución de la maniobra
La ejecución de la maniobra es el hecho en sí de dar media vuelta, o lo que es lo mismo, describir un giro de 180º para volver en sentido inverso al que se circulaba.
A la hora de realizar dicho giro el conductor que lo efectúe deberá no poner en peligro u obstaculizar a otros usuarios de la vía, absteniéndose de ejecutar la maniobra, si pudieran darse estas circunstancias, y esperar el momento oportuno para efectuarla.
Así pues, queda establecido en qué lugares y en qué momento no debe ejecutarse el cambio de
sentido de marcha. Sin embargo, la legislación no indica desde qué lugar de la calzada debe efectuarse, es decir, si desde el borde derecho de ésta, o por el contrario, desde su eje longitudinal. Si se compara el cambio de dirección a la izquierda con el cambio de sentido de marcha se podría decir que aquél está comprendido en éste, con la única diferencia de que el cambio de sentido de marcha tiene, por así decirlo, un giro más a la izquierda que el cambio de dirección.
Por otra parte, cuando en dichos cambios de dirección las normas sitúan a los vehículos junto al eje longitudinal, puede interpretarse que se pretende dejar un espacio suficiente por la derecha para que los conductores de los vehículos que circulan por detrás puedan continuar su marcha sin verse obligados a detenerse.
En base a esta exposición, y, al no estar regulado normativamente, siempre que se disponga de espacio suficiente para realizar el cambio de sentido de marcha directamente en un giro de 180º, se puede efectuar partiendo de una posición junto al eje longitudinal de la calzada. Por el contrario, si se comprende que, desde esa posición, no existe anchura suficiente para efectuar directamente el giro de 180º, la situación será junto al borde derecho de la calzada o incluso en el arcén, y desde ahí, tomando las debidas precauciones, ejecutar la maniobra.
Como toda maniobra básica al concluir de realizarla se debe extinguir la señalización de la misma, que ha debido mantenerse durante toda su realización, de acuerdo con las normas generales de las advertencias efectuadas por los conductores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario