BIENVENIDA

Blog personal de Antonio Ramírez Montesdeoca. Dedicado y destinado a todos los compañeros y amigos que quieran utilizarlo para comunicarse, informarse e informar

sábado, 25 de octubre de 2008

POSICIÓN EN LA CALZADA






Como norma general y muy especialmente en las curvas y cambios de rasante de reducida visibilidad, los vehículos circularán en todas las vías objeto de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial por la derecha.
Además lo harán lo más cerca posible del borde de la calzada, manteniendo la separación lateral
suficiente para realizar el cruce con seguridad.
Aun cuando no exista señalización expresa que los delimite, en los cambios de rasante o curvas de reducida visibilidad, todo conductor, salvo en los supuestos especiales de ocupación del sentido contrario, debe dejar completamente libre la mitad de la calzada que corresponda a los que circulen en sentido contrario.
3.1.- Utilización de carriles
a) En calzadas con doble sentido de circulación, en poblado o fuera de poblado.
El conductor de un automóvil o de un vehículo especial con masa máxima autorizada superior a
3.500 kilogramos, circulará por la calzada y no por el arcén, salvo por razones de emergencia. Además, deberá atenerse a las reglas siguientes:
 En calzadas con doble sentido de circulación y dos carriles, separados o no por marcas viales,
circulará por el de la derecha.
 En calzadas con doble sentido de circulación y tres carriles separados por marcas longitudinales discontinuas, circulará también por el de su derecha y, en ningún caso, por el situado más a su izquierda.
En dichas calzadas, el carril central tan sólo se utilizará para efectuar los adelantamientos precisos y para cambiar de dirección hacia la izquierda.
b) En calzadas, fuera de poblado, con más de un carril para el mismo sentido de marcha.
El conductor de un automóvil o de un vehículo especial con masa máxima autorizada superior a
3.500 kilogramos, circulará por la calzada y no por el arcén, salvo por razones de emergencia. Además, deberá atenerse a las reglas siguientes:
 En estas calzadas circularán normalmente por el situado más a su derecha, si bien, podrán utilizar el resto de los de dicho sentido cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, a condición de que no entorpezcan la marcha de otro vehículo que les siga.
c) En calzadas, fuera de poblado, con tres o más carriles para el mismo sentido de marcha.
 Cuando una de dichas calzadas tenga tres o más carriles en el sentido de su marcha, los conductores de camiones o furgones con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos, los de vehículos
especiales que no estén obligados a circular por el arcén y los de conjuntos de vehículos de más de siete metros de longitud, circularán normalmente por el situado más a su derecha, pudiendo utilizar el inmediato en las mismas circunstancias y con igual condición que las citadas en el párrafo b).
d) En calzadas de poblado, con más de un carril reservado para el mismo sentido de marcha.
Cuando se circule por calzadas de poblados con al menos dos carriles reservados para el mismo
sentido, delimitados por marcas longitudinales, excepto si se trata de autopistas o autovías, el conductor de un automóvil o de un vehículo especial, podrá utilizar el que mejor convenga a su destino, siempre que no sea un obstáculo a la circulación de los demás vehículos, y no deberá abandonarlo más que para prepararse a cambiar de dirección, adelantar, parar o estacionar.


3.2.- Cómputo de carriles
Para el cómputo de carriles, a efectos de su utilización según lo preceptuado anteriormente, no se tendrán
en cuenta los reservados a determinados vehículos o a ciertas maniobras de acuerdo con lo dispuesto en el párrafo siguiente.
La utilización de los carriles en función de la velocidad y de los reservados a determinados vehículos y a ciertas maniobras, se ajustará a lo que indiquen las señales correspondientes.
3.3.- Utilización del arcén
Los conductores de vehículos de tracción animal, vehículos especiales con masa máxima autorizada no superior a 3.500 kilogramos, ciclos, ciclomotores, vehículos para personas de movilidad reducida o vehículos en seguimiento de ciclistas, en el caso de que no exista vía o parte de ella que les esté especialmente destinada, circularán por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente para cada uno de éstos, y, si no lo fuera, utilizarán la parte imprescindible de la calzada.
Deberán circular también por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente, y, si no lo fuera, por la parte imprescindible de la calzada, los conductores de aquellos vehículos cuya masa máxima autorizada, no exceda de 3.500 kilogramos que, por razones de emergencia, lo hagan a velocidad anormalmente reducida, perturbando con ello gravemente la circulación.
Se prohíbe que los vehículos enumerados en los apartados anteriores circulen en posición paralela, salvo las bicicletas y ciclomotores.
El conductor de cualquiera de los vehículos citados en los párrafos anteriores, excepto el de bicicletas, no podrá adelantar a otro si la duración de la marcha de los vehículos colocados paralelamente excede los 15 segundos o el recorrido efectuado en dicha forma supera los 200 metros.
Por lo que respecta a los vehículos históricos se estará a lo dispuesto en su reglamento específico.
3.4.- Distancia de seguridad o separación entre vehículos
Las circunstancias del tráfico cambian constantemente. Estos cambios, que dependen tanto del
comportamiento de cada conductor como de los demás conductores y usuarios, han de realizarse dentro de un orden y manteniendo unas distancias mínimas de separación que permitan a los conductores disponer de tiempo y espacio suficiente para así actuar con anticipación y no de manera imprevista o súbita y evitar situaciones de conflicto.
Se pueden distinguir las siguientes distancias de seguridad o separaciones entre vehículos:
 La que se debe mantener con el vehículo que precede.
 La que se debe dejar lateralmente al cruzarse con otros vehículos y usuarios que circulan en sentido contrario.
 La que se debe dejar lateralmente al adelantar a otros vehículos y usuarios.
 La que se debe dejar lateralmente al rebasar a otros vehículos parados o estacionados.
3.4.1.- Frontal
 Todo conductor de un vehículo que circule detrás de otro deberá dejar entre ambos un espacio libre que le permita detenerse, en caso de frenado brusco, sin colisionar con él, teniendo en cuenta especialmente la velocidad y las condiciones de adherencia y frenado. No obstante, se permitirá a los conductores de bicicletas circular en grupo sin mantener tal separación, extremando en esta ocasión la atención, a fin de evitar alcances entre ellos.
 Además de lo dispuesto en el apartado anterior, la separación que debe guardar todo conductor de vehículo que circule detrás de otro sin señalar su propósito de adelantamiento deberá ser tal que permita al que a su vez le siga adelantarlo con seguridad, excepto si se trata de ciclistas que circulen en grupo.
 Los vehículos con masa máxima autorizada superior a 3.500 kilogramos y los vehículos y conjuntos de vehículos de más de 10 metros de longitud total deberán guardar, a estos efectos, una separación mínima de 50 metros.
 Lo dispuesto en los dos párrafos anteriores no será de aplicación:
- - En poblado.
- - Donde estuviese prohibido el adelantamiento.
- - Donde hubiese más de un carril destinado a la circulación en su mismo sentido.
- - Cuando la circulación estuviere tan saturada que no permita el adelantamiento.
3.4.2.- Lateral
Aunque la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial sólo hace referencia al
mantenimiento de una separación lateral suficiente al adelantar o al cruzarse con otros vehículos, hay que
tener presente que también es aconsejable establecer dicha distancia con los vehículos detenidos,
parados o estacionados, de tal manera que ante cualquier eventualidad (una puerta que se abre
inesperadamente, el cochecito de un bebé o niños que irrumpen en la calzada entre dos vehículos
estacionados, etc.), se tenga un margen para que con una leve corrección de trayectoria pueda evitarse ese
riesgo, situación que sería insalvable de circular muy próximo a dichos vehículos.
Cuando sea imposible mantener esta distancia por las circunstancias existentes, se deberá reducir la velocidad de tal manera que, ante cualquier suceso de esta índole, pueda detenerse el vehículo inmediatamente y sin crear riesgo.
Por todo lo expuesto, la separación lateral irá en función de la velocidad que se desarrolle, es decir, a mayor velocidad superior distancia lateral de seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario