BIENVENIDA

Blog personal de Antonio Ramírez Montesdeoca. Dedicado y destinado a todos los compañeros y amigos que quieran utilizarlo para comunicarse, informarse e informar

jueves, 13 de diciembre de 2007

REFORMA DE LA LEY DE LA SEGURIDAD SOCIAL

La Ley de Medidas en Materia de Seguridad Social desarrolla el Acuerdo alcanzado por el Ejecutivo y los
agentes sociales en julio de 2006
El Parlamento aprueba la reforma de la
Seguridad Social
La reforma incentiva medidas para alargar la vida laboral, incrementando un 2% la
pensión por cada año cotizado después de los 65 y un 3% para los trabajadores con
carreras de cotización de 40 años.
La Ley aumenta la correspondencia entre cotizaciones y prestaciones (aseguramiento del
sistema) con mejora de pensiones y adaptación a los cambios sociales
El texto aborda reformas sustanciales en la Ley General de Seguridad Social relativas a
Incapacidad Temporal, Incapacidad Permanente, Jubilación y Muerte y Supervivencia
La normativa legal ha recibido adiciones que mejoran las condiciones de huérfanos,
discapacitados y viudas con hijos
22 noviembre 2007.- El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy, tras su paso
por el Senado, la Ley de Medidas en Materia de Seguridad Social, aprobado por el
Gobierno en febrero de este año a propuesta del ministro de Trabajo y Asuntos
Sociales, Jesús Caldera. La Ley desarrolla una reforma global del sistema, según el
Acuerdo sobre Medidas en Materia de Seguridad Social, firmado el 13 de julio de
2006 por el Gobierno, CEOE, CEPYME, UGT y CCOO en el Palacio de La Moncloa.
El texto mantiene el contenido fundamental de la reforma en los términos
acordados por el Gobierno con los agentes sociales y ha añadido enmiendas
transnacionales que rellenan lagunas del sistema y mejoran la protección de
huérfanos, discapacitados y viudas con hijos menores.
La Ley contempla actuaciones de consolidación del sistema, apoyo a la familia,
prolongación de la vida laboral, incapacidad temporal y jubilación y su objetivo es
asegurar el futuro de las pensiones dotando al sistema de más equidad y
estabilidad. Las principales características de esta Ley, que desarrolla los principios
establecidos en el Pacto de Toledo, son:
Carácter global: Afecta a todas las prestaciones del sistema. Las reformas
anteriores se centraron sólo en jubilación, período de carencia y cálculo del tiempo
de cotización.
Paulatino: Se aprovecha la buena salud financiera de la Seguridad Social para
establecer en determinadas medidas periodos transitorios amplios que eviten
costes sociales, al contrario de lo que sucedería si se esperase a adoptar las
reformas en tiempos de crisis.
Consensuado: Es la primera reforma en materia de Seguridad Social en la historia
de la Democracia que ha sido suscrita por los dos sindicatos mayoritarios, la
patronal CEOE, Cepyme y el Gobierno.
Equilibrado: Tiene en cuenta las reformas adoptadas en materia laboral y
compatibiliza la mejora de prestaciones; la generación de ahorros para el sistema;
la creación de empleo y el crecimiento económico en un marco de mayor
competitividad empresarial; la mayor correspondencia entre cotizaciones y
prestaciones, y la mejora en la gestión y control de recursos y prestaciones.
Equitativo: Elimina situaciones discriminatorias y se adapta a los cambios sociales.
En conclusión, se trata de una reforma que desde una perspectiva global asegura el
futuro del sistema público de pensiones; mantiene el equilibrio entre la mejora de
prestaciones y la salud financiera del sistema, aumenta la equidad y se adapta a los
cambios sociales.
El rango normativo de proyecto de ley viene exigido por el hecho de que las
materias que se reforman están reguladas en el vigente Texto Refundido de la Ley
General de la Seguridad Social, por lo que la norma que introduce las
modificaciones debe tener rango de ley.
La Ley se estructura en ocho artículos relativos a incapacidad temporal, incapacidad
permanente, jubilación, jubilación parcial, muerte y supervivencia, cotización
durante la percepción del subsidio por desempleo para mayores de 52 años,
incapacidad temporal y desempleo y normas de desarrollo y aplicación a Regímenes
Especiales.
Principales modificaciones
Jubilación
1.- Para acreditar el periodo mínimo actualmente exigido para obtener derecho a la
pensión se computarán sólo los días efectivamente cotizados y no los
correspondientes a las pagas extraordinarias. Esta medida trata de
incrementar la correlación entre cotizaciones y prestaciones.
En la actualidad, al computar las pagas extras, el periodo mínimo se podía reducir a
4.700 días (12,5 años). Con la reforma, el periodo mínimo de cotización se fija en
5.475 días (quince años) efectivos de cotización.
2.- Coeficientes reductores de la edad de jubilación para nuevas categorías
de trabajos penosos, tóxicos, peligrosos o insalubres y en los casos de personas
con discapacidad, previa realización de correspondientes estudios de todo orden,
con modificación de las cotizaciones y sin que la edad de acceso a la jubilación,
en ningún caso, pueda situarse por debajo de los 52 años.
Esta medida trata de atender a la necesidad de algunos nuevos trabajos de reducir
la edad de jubilación, pero para evitar pérdidas para el sistema estas personas
incrementarán su cotización durante su vida activa.
3.- Incentivos en todos los supuestos a la prolongación voluntaria de la vida
laboral más allá de la edad ordinaria de jubilación. Incremento del 2% de la
pensión por cada año cotizado después de los 65. El incremento sube al 3% para
los trabajadores con carreras de cotización de 40 años. En el caso de alcanzar la
pensión máxima se reconocerá el derecho a percibir anualmente una cantidad a
tanto alzado, cuyo importe se determinará en función de los años cotizados.
4.- Mejora de pensiones de los que fueron jubilados anticipadamente como
consecuencia de un despido antes del 1 de enero de 2002 y con 35 años de
cotización. El objetivo de esta medida es equiparar a estas personas con las que
padecieron posteriormente esta misma situación y se vieron beneficiados por un
cambio legislativo que no afectó a los primeros.
Se considerará involuntaria la extinción de la relación laboral que se produzca
dentro de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).
Jubilación parcial
1.- Se homogenizan los requisitos para acceder a la jubilación parcial con los de
la anticipada. Es preciso haber cumplido 61 años (ahora 60), 30 años cotizados y
seis años de antigüedad en la empresa. Estos dos últimos no se exigen ahora en el
caso de los jubilados parciales. Para mutualistas anteriores al 1-1-1967 se
mantiene la edad de 60 años
Incapacidad Temporal
1.- Se establece un nuevo procedimiento de reclamación ante la inspección
médica de los Servicios Públicos de Salud. Este procedimiento persigue incrementar
la seguridad jurídica de los ciudadanos en el caso de que una vez transcurridos
doce meses en situación de incapacidad temporal se esté en desacuerdo con el alta
médica formulada por la Entidad gestora de la Seguridad Social.
Incapacidad Permanente
1.- Se reduce el periodo mínimo de cotización para acceder a la prestación de
incapacidad permanente para los menores de Queda fijado en una tercera parte
del tiempo transcurrido entre los 16 años y el momento del hecho causante de la
pensión.
2.- Nueva fórmula de calcular el importe de la pensión de incapacidad
permanente y del complemento de gran invalidez.
Para el computo de la primera se tendrán en cuenta los años de cotización (ahora
no se computan), para evitar que con carreras cortas de cotización se generen
prestaciones iguales a las de las carreras largas.
El complemento de gran invalidez se desvincula, en parte, de la cuantía de la
pensión, con el objetivo de hacerlo más equitativo. La finalidad de este
complemento es compensar los gastos ocasionados por la persona que atiende al
discapacitado. Si bien, ahora es el 50% de la base reguladora de la pensión, la
reforma prevé que sea la suma del 50% de la base mínima de cotización y el 25%
de la base de cotización correspondiente al trabajador.
Viudedad
Por primera vez desde 1978 se aborda una reforma de la pensión de viudedad:
1.- Equiparación entre matrimonios y parejas de hecho en relación con la
pensión de viudedad. Se reconoce la prestación de viudedad a las parejas de
hecho con convivencia acreditada (al menos cinco años) o hijos comunes. Este
reconocimiento también se hace respecto al auxilio por defunción y a las
indemnizaciones a tanto alzado en caso de muerte derivada de accidente de trabajo
o enfermedad profesional
2.- En caso de divorcio sólo se reconoce la prestación si se tiene reconocida
pensión compensatoria.
Si mediado el divorcio, existiera concurrencia de beneficiarios con derecho a
pensión se garantiza el 50% de la base reguladora de la prestación de viudedad a
favor del cónyuge sobreviviente o de quien sin ser cónyuge conviviera con el
causante de la pensión 31 años.
3.- Prestación temporal de viudedad para las parejas de hecho que no puedan
acreditar los requisitos anteriores y para matrimonios con menos de dos años, sin
hijos y muerte por enfermedad común del causante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario